AUTOESTIMA

Y al fin las princesas nos bajamos de los tacones.

El mundo de la moda y la Sociedad a condicionado en su totalidad la imagen de la mujer. El sobreesfuerzo que comporta estar perfecta para la galería y para sentirse bien con una misma, agota hasta la mejor preparada.Nuestra autoestima está muy ligada a esa realidad, y eso comporta que nuestro estado de ánimo fluctúen por nuestra imagen.

Así, que desde hace un par de años tenemos un aliado muy especial, que además de sentirnos cómodas, podemos ir monísimas. Todas las marcas se han subido al carro y puedes encontrar una variedad muy amplia de zapatillas deportivas o sneakers.
La primera vez que me puse unas zapatillas para salir a la calle y no para ir a correr, fue como no creerme esa realidad, por primera vez me sentía cómoda, relajada y sin aportar tensión a mis gemelos ni sentir destrozados mis pies por esas largas horas encima de mis inmensos tacones. Las bailarinas, eran mi recurso a la comodidad aunque no me sintiera tan estilizada. Pero ahora la igualdad llegaba a nuestros pies, y la moda en este caso ha favorecido a las mujeres, aportándonos poder y haciéndonos más fuertes. Realmente estoy agradecida a esta nueva moda y espero que se quede entre nosotros muchos años, al menos en mi caso ya ha invadido mi armario, lo seguirá invadiendo y no se ira a ningún lado, en mi casa se ha instaurado.


Siempre seremos princesas, y no tenemos que permitir vernos mal, porque cada una de nosotras somos únicas e irrepetibles. Una base de maquillaje, un tinte en el pelo, dietas interminables y un armario ropero inmenso no te dará la felicidad, debajo de todo ello, cuando te despojas de todo por la noche, y te quedas contigo misma y tu adorable pijama, ¿Qué queda entonces?

Queda la mujer maravillosa que eres, con unos principios y valores, unas arrugas más, la sabiduría de la experiencia vivida, los recuerdos que te componen la persona que ahora eres, la gratitud diaria del poder existir y ese conjunto de divina infinidad vivía y existente que hacen que seas única como eres. Así que deja los tacones en el armario, cálzate unas zapatillas y atrévete a salir a la calle sin filtros. La naturalidad es la mejor belleza que puede existir.

Sube tu autoestima cada día:
– Siente agradecida por lo que tienes y por lo que eres.
– Organiza tu tiempo, y guárdate un espacio para cuidarte.
– Realiza afirmaciones diarias para aumentar tu autoestima y eliminar la negación.
– Si necesitas ponerte color en la cara hazlo, pero que no sea una obligación, en ocasiones con un poco de rímel y un labial le damos a nuestro rostro ese punto que necesitamos para vernos mejor.
– Vístete cómoda para sentirte segura, si aún has encontrado tu estilo, te aconsejo que consultes a un Personal Shopper para descubrir que prendas son las que más te favorecen.
– Haz algo de ejercicio y cuida tu alimentación pero no es necesarios que hagas cosas extremas.

Así que con estas pautas empieza cada día, se constante, se fuerte y unos tacones no dan poder, el poder lo tienes tú, en tu interior.

 

Ponte las zapatillas y sigue siendo la princesa que siempre has sido y te mereces ser. Cuídate, mímate, quiérete y respétate con todo tu amor.

 

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *