febrero 26, 2015

Kéfir de Agua

¿Qué es el Kéfir y qué puede hacer por nosotros?

Es un probiótico, es decir, es un alimento con microorganismos vivos que permanecen activos en el intestino. Así dicho, verdaderamente no parece una cosa muy agradable… pero ejercen un importante efecto fisiológico y aportan efectos muy beneficiosos para nuestro organismo.
Una de sus ventajas como alimento es que contribuyen al equilibrio de nuestra flora bacteriana intestinal y potencian el sistema inmunitario.
Encontramos tres tipos de kéfir: el de leche, el de agua y el kéfir de té.
El kéfir de agua tiene unas propiedades con efectos superiores al kéfir de leche.

Como probiótico, el kéfir de agua tiene unas propiedades muy beneficiosas.

  • Efecto digestivo, diurético.
  • Regula el estreñimiento.
  • Ayuda al control del peso.
  • Regenera la flora intestinal.
  • Refuerza el sistema inmunitario.
  • Útil en problemas de piel.
  • Elimina toxinas.
  • Ayuda a convalescientes de alguna enfermedad autoinmune.
  • Eliminación de gases intestinales.
  • Ayuda en digestiones lentas.
  • Elimina putrefacciones intestinales (depurativo intestinal).
  • Reductor del colesterol.
  • Protector estomacal.
  • etc…

https://encrypted-tbn3.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcQvPjc7yy64khRt-wQ25gPHrcs-hvMK_9-1nB9JKR85PnXhMxdP

Pero y esto… ¿a qué sabe?                                                                                                               Realmente no hay mucho que decir sobre su sabor, pues es similar a una limonada con gas con un punto agrio.
Os recomiendo tomarla fría, es mucho más agradable, por lo que es aconsejable para los calurosos días de verano.

 ¿Dónde conseguirlo?
Seguramente habréis visto en vuestro supermercado algún bote similar a la leche que indica en su etiqueta “Kéfir”.

Lamentablemente, la bebida de kéfir de agua no se comercializa ya fermentada, así que  lo ideal es conseguir el hongo por nuestra cuenta y elaborar nosotros mismos la fermentación en agua o en té.
Puedes preguntar en un herbolario si disponen de estos tipos de hongos, es donde suelen encontrarse. Sino, también puedes ponerte en contacto conmigo.

Cada vez que preparamos el kéfir, va creciendo poco a poco — es mejor regalarlo a medida que va desarrollándose. Nos quedamos con una parte para seguir elaborando nuestras bebidas probióticas.

Se prepara de una forma muy sencilla. Es más fácil elaborar el kéfir de leche, pero nosotros nos centraremos en el de agua, té y frutas.

Cómo preparar kéfir de agua

Necesitamos:

  • 3 cucharadas de gránulos de kéfir
  • 1 jarra grande de boca ancha.
  • 1 colador NO METÁLICO
  • 50 grs. de miel de abeja. (Otra opción muy válida, la cual recomiendo más que la miel es en lugar de miel, utilizar Stevia o yo utilizo azucar moreno).
  • 1 (ó 2) higos secos. También se puede utilizar otra fruta, por ejemplo 1 dátil o 1 albaricoque seco.
  • ½ limón pequeño. Previamente bien lavado y cortado en 4 trocitos
  • 1 litro de agua

TRUCO: Los gránulos de kéfir pueden colocarse dentro de una gasa y hacer una especie de saquito, atándolo con un hilo de algodón. Esta es una forma de evitar luego colarlos para limpiarlos y solamente habrá que ponerlos un poco bajo el chorro del agua del grifo, siempre el agua muy suave.

Para prepararlo hay que verter todos estos ingredientes en la jarra y remover. Pasadas 24 horas, removemos de nuevo. Se puede tapar con un trapo o paño de cocina limpio.

IMPORTANTE: Cada día el ácido carbónico que se va formando en la jarra aumenta. No debe taparse el recipiente herméticamente: Podría estallar.

Se tiene que dejar fermentar un mínimo de 2 días y como máximo 3, no más, porque luego puede estar amargo.

Dependiendo para qué queramos emplearlo lo dejaremos más o menos días:

– 24hrs efecto laxante
– Entre 36-48hrs resto de propiedades reguladoras.

Mientras fermenta, podemos dejarlo a la claridad, pero nunca sin luz directa, así podemos ir viendo el proceso. La temperatura ideal a la que debe estar es a unos 20ºC. Después de esto, colaremos el líquido y ya estará listo para consumir.
Luego lavaremos bien los gránulos de kéfir, simplemente poniéndolos bajo el agua del grifo, así podremos volver a utilizarlos. Cambiamos de recipiente y procedemos de nuevo como al principio.
Recuerda que los gránulos se reproducen mucho, así que no olvides regalarlos a tus familiares o amigos o llevarlos a alguna herbolistería.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *